domingo, 19 de junio de 2016

ANTZ

Para que un adulto se sienta atraído por el cine de animación este ha de tener varias virtudes, que acostumbran a escapar a los ojos de los principales objetivos:los niños. Objetivos que en ocasiones no están tan claros. Ya que este tipo de cine ha intentado enamorar a los mayores de forma sutil o no tan sutil, poniendo como gancho al público infantil. Conocedores las productoras de que cada butaca con un niño, suele venir acompañada de una o más con los adultos que le acompañan.
Decíamos que para captar al público adulto son necesarios que la película contenga algunas virtudes extras, además del hecho de ser dibujos.
Primero, una extremada calidad de los dibujos, que sean con gran realismo, dentro de la caricatura vale todo, pero muy bien hecho. Segundo, una historia que contar. Algo con contenido, sin necesidad de moraleja aunque si la lleva genial (pero será para el niño). Una idea con la que un adulto pueda interesarse. Tercero, si hay humor, que sea original, inteligente y fresco. Nada de las típicas caídas y porrazos de los dibujos baratos (eso si que es de niños sólo). Y por último, unos diálogos a la altura de una mente adulta, pero que a la vez no aburran a los más pequeños. Y resulta que todo esto (y posiblemente más) lo tiene Antz (1998).


Fue una de las primeras películas completamente realizada con ordenador. En este aspecto rompió moldes y abrió puertas. A pesar de que hoy en día su diseño quizás resulten algo más sosos que el de otras películas posteriores, pero continúa siendo un gran producto que perfectamente se podría consumir ahora. El motivo principal (para mi) son las sólidas columnas que cimientan su argumento. Por ello es un producto diferente, ya que puede interesar ahora más a los adultos que a los niños.


La película toca de forma clara la excelencia de la individualidad, por encima del comportamiento y de las doctrinas que promulga la sociedad. En este caso la colmena, con todos sus individuos adoctrinados desde que nacen para ser esto o lo otro, representa una sociedad vacía. Corderos que sólo obedecen ante la casta superior, que son las hormigas soldado. Esto ha sido así siempre y ¿porque tendría que cambiar?. AntZ( con z mayúscula) es la hormiga que no quiere seguir las doctrinas aprendidas durante generaciones. Que no se cree la máxima: "El individuo no existe,  sólo existe la colmena, que somos todos"... (si no has visto está película no sigas leyendoooo...).


Por otro lado la princesa Bala también siente inquietudes diferentes a las de su casta. De este modo, ambos personajes terminan conociéndose de forma casual. Algo que ante todos, va contra natura.
Estamos ante la famosa escena del baile en la discoteca. Gran metáfora del comportamiento vacío y colectivo. Cuando se muestran a todas las hormigas bailando exactamente igual, Antz y la princesa Bala comienzan a bailar improvisando y rompiendo la rigidez del grupo. Momento en que se aprovecha para rememorar el recordado baile entre John Travolta y Uma Thurman en Pulp Fiction (1994).




Antz se enamora de Bala, sin plantearse que el es sólo una obrera y que ella siempre estará fuera de su alcance. Esto le llevará a cometer un gran error: se hará pasar por un soldado amigo suyo, mientras este ocupa su puesto de obrera. Pero lo hará justo en el momento en el que las hormigas declaran la guerra a las termitas.





Todos estos acontecimientos no son casuales, la guerra ha sido provocada para eliminar a las tropas leales a la reina. De este modo, el general Barbatus, planea inundar la colonia mientras las tropas están fuera, ahogar a las obreras (a las que considera inferiores) y hacerse con el poder. Vamos, lo que se suele llamar un golpe de estado. Evidentemente Antz hará fracasar sus planes, sin ni siquiera darse cuenta. Ya que en realidad él sólo persigue encontrar Utopía, un lugar donde todo el mundo es libre de ser quien quiera y donde no es necesario pasarse la vida trabajando para la colmena.





Caso aparte es su banda sonora, espectacular y original que recomiendo tanto como la propia película. Es muy raro encontrar tanta lucidez y madurez en un producto que principalmente estaba dirigido a un público infantil. Desgraciadamente,ese mismo año se estrenaría Bichos(1998), mucho más simple e infantil que perdurará mejor en el recuerdo al ser mas masticable.



Resumiendo: espectacular guión y espectacular ejemplo de animación. Una película que no puede dejar indiferente a ningún adulto. Sobretodo por la sencillez con que transmite su mensaje y con la gracia que capta nuestro interés. Es una de mis películas de animación preferidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario