lunes, 14 de diciembre de 2015

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS

Si hay alguna película que ha marcado a las diferentes generaciones que tuvieron la suerte de disfrutarla en su época esa es La Guerra De Las Galaxias (Star Wars, 1977). Los recuerdos que guardo de niño (10 años) son tan entrañables que ninguna otra la supera. Hoy en día aún me estremezco al ver algunas de sus famosas escenas y al profundizar en su iconografía y su universo.
Sobretodo con la primera trilogía, la original, no puedo evitar que me surja un cosquilleo especial en el estómago cada vez que veo imágenes del filme, cromos, etc...; su cartel original (izquierda) me evoca aquellos tiempos y una gran ilusión infantil, ocurre lo mismo con su banda sonora. Es un sentimiento difícil de explicar y seguramente aún más difícil de entender desde fuera.Por ello es un filme que va mucho más allá de su calidad como tal, es algo que forma parte de las vidas de millones de personas, al igual que otros recuerdos e incluso otras personas. Es, en si mismo, un personaje más que forma parte de nuestros recuerdos y nuestros sentimientos. No en balde he crecido acompañado de estas películas y envejeceré con ellas también.
George Lucas y Alec Guiness

El cartel que se ve a la derecha de este texto es el anuncio de la época que corría en la prensa de Barcelona. En el cine Montecarlo (anunciado en la parte superior), ya desaparecido, es donde fui a ver la película. Recuerdo muy bien aquel día. Reservamos las entradas por teléfono casi un mes antes y fuimos toda la familia. De regreso a casa después de ver el filme y subiendo por el Paseo de Gracia extasiado, recuerdo ir tatareando la banda sonora para que no se me olvidase. La película estuvo mínimo un año en ese cine, aunque en cartelera aguantó por lo menos un par de años diría yo. Regresé a verla de re-estreno en un par de ocasiones, aunque no ese mismo año.
16 años después se rebautizó el titulo original de la película como "La Guerra de las Galaxias - episodio IV Una Nueva Esperanza", para que encaje mejor en la continuación de la nueva trilogía de la saga que comenzó con "La Amenaza Fantasma" (1999) como el episodio I de la saga. Pero desde los ochenta que todos sabíamos de que la idea original de George Lucas (su director) siempre fue la de crear nueve películas. Tres trilogías, así que en realidad todos sabíamos como encajaba la película que nos ocupa en la supuesta saga galáctica que sólo existía en el imaginario de su director y en el de los fans.

Director y actores en un descanso


Recuerdo que me compré la novela de la película. Una novela de George Lucas donde se adaptaba su guión y de este modo leí mi primer libro sin dibujos. Star Wars fue mi Harry Potter de aquellos años. También calló la colección de cromos, que terminé con entusiasmo y que todos los niños de colegio hacíamos sin excepción, nos pasábamos el recreo intercambiando cromos. La portada de ese álbum de cromos me retrotrae completamente a mi infancia y me produce gran satisfacción recordar esos momentos de mi niñez. También recuerdo comprar un libro delgado y de tapa dura que explicaba como se hizo la película. En el se hablaba de las guerras clon y mostraban fotos del rodaje, de las maquetas de naves...etc.

Con todo esto sólo quiero demostrar como nos influenció de pequeños este fantástico mundo ideado por el señor Lucas. Inventó el concepto de merchandising , un termino nuevo que entonces no conocíamos, en una época donde no existía internet y donde no teníamos la cantidad de información ni opciones como hay ahora. Así que era el único modo de continuar aferrándonos a aquellas películas. Y que conste que muchos de los juguetes que se comercializaron en USA nunca llegaron a España, así que nos perdimos muchas cosas. Esto lo he descubierto con los años. Pero nosotros, con los cómics y los cromos ya eramos felices. La fiebre continuaría con las siguientes películas.
También eran otros tiempos, saboreábamos más las películas y solíamos pensar en ellas durante semanas, mientras compartíamos nuestro entusiasmo con nuestros amigos. Hoy en día vas a ver una película y cuando llegas a casa ya ni te acuerdas de ella.


Hasta el momento del estreno, la ciencia ficción vendía muy poco y era un género reservado a un público muy limitado. Tan sólo algunas series como Star Trek habían cosechado éxito. En cine era arriesgado proponer a las productoras películas de este tipo, ya que solían recaudar poco y casi todas las producciones eran de bajo presupuesto, lo que se dice serie B, que a la vez es sinónimo de cierta falta de calidad en su producción. George Lucas tuvo que superar dificultades varias hasta conseguir llevar a buen puerto su proyecto. Pero cuando lo consiguió, cambió por completo las reglas del juego y La Guerra de Las Galaxias se convirtió en toda una superproducción en cuanto a costes se refiere. La sorpresa vino cuando el éxito del filme supero todas las expectativas  y se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos. La avalancha de películas de este género (algunos ejemplos aquí), que se sucedieron en los años siguientes no tiene desperdicio, sobretodo por plagiar todo lo que pudieron a la película de Lucas y por su falta de medios, ya que este tipo de cine salía muy caro entonces si querías hacerlo bien. A todo esto George Lucas acepta, aunque no le gusta, que su película se incluya dentro del género de la Ciencia Ficción. El prefiere verla como una película de fantasía y así intentó trasmitirlo con aquel famoso...:"Erase Una vez..., en una galaxia muy, muy lejana...".


La película cuenta la historia de Luke Skywalker y el descubrimiento de su pasado y el legado que su padre le dejó como Jedi, lo que le va a plantear un futuro repleto de aventuras que antes solo podía soñar desde la humilde y aislada granja en la que vivía con sus tíos. Estas aventuras llevarán a Luke y sus amigos a destruir la Estrella de la Muerte y a conseguir una gran victoria. Aunque poco tiempo después supimos que solo se había ganada un batalla. 
La historia es bien conocida por todos y no creo que necesite de explicaciones, por eso la he resumido tanto y si hay alguien que nunca la vio, ese no estará leyendo esto ahora.


Además es un filme que ha soportado bien el paso del tiempo y salvo en algunos momentos (que son pocos) no se nota que sea una película tan vieja. La acción es pobre si los comparamos con lo que se hace hoy en día. Pero hay que pensar que tiene 48 años, casi todas las películas de aquella época y de épocas posteriores no aguantan como lo hace esta.

En cuanto a la historia en sí, pues es muy sencilla, la típica batalla entre los buenos y malos y los recursos habituales en este tipo de argumentos, simples en general. Pero una película de aventuras como esta no requería entonces de mucho más. Es ahora cuando nos hemos vuelto exquisitos con todo. Hay que pedir a cada cosa lo justo, y no pasarnos de la raya con todo. Pidamos a una película pretenciosa con ganas de Oscars todo lo que se nos ocurra, pero a las demás, que solo pretenden entretener mejor dejarlas tranquilas. Star Wars no nació con intención de triunfar como lo hizo (si con ganas, como todas, pero ni su director se podía imaginar el éxito que tuvo). Tampoco nació con ganas de premios (aunque evidentemente aquel año se llevó alguno, como no).


La película fue retocada y arreglada en los 90 e incluso se le añadieron escenas nuevas, coincidiendo con el cambio de nombre a "Star Wars IV, Una Nueva esperanza". No me convence mucho, casi la prefiero sin esos nuevos añadidos. Y esto se hizo con las otras dos películas de esta trilogía. En algunos casos estas escenas nuevas pretendían ayudar a encajar a esta trilogía con la nueva, para alguien que las vea de primeras estará bien, pero para los nostálgicos como yo no tanto. Y es que hay tanto de estas películas en nuestro imaginario colectivo que es difícil no sentirse atado a ellas de algún modo. Hasta los que no sucumbieron entonces (muy pocos), la han acogido también entre sus recuerdos, porque aún sin verla, estaba presente por todas partes. Del mismo modo que lo es el cubo Rubik, aunque nunca jugases con él, el Blandiblu o La Bola de Cristal.

George Lucas fue capaz de crear unos personajes atractivos (Eligiendo de forma muy acertada a los actores), Tanto personajes humanos como los que no lo son. R2-D2 y C2-PO son iconos pop indiscutibles que continúan siendo atractivos hoy en día. También el concepto de La Fuerza, o las naves espaciales como El Halcón Milenario forman parte de ese imaginario colectivo tan comentado. Incluso el propio Mark Hamill (Luke Skywalker) me resulta mítico e insustituible. Y no hablemos de los títulos de crédito iniciales o su música.


Esta entrada la escribo unos días antes del esperado estreno de "Star Wars VII, El despertar de la Fuerza", la primera entrega de la tercera trilogía, aunque esta vez George Lucas no será el director. Estoy convencido que esta nueva entrega no decepcionará como lo hizo la anterior trilogía.
Para empezar el listón por superar es el más reciente, el de la segunda trilogía que no convenció a algunos. En defensa de esa segunda trilogía hay que decir que lo tenía muy difícil, por no decir imposible. Ya que los principales espectadores y críticos íbamos ha ser los niños que vimos las primeras películas. Pero ya no somos niños, ni nos ilusionamos como entonces ni nos convence lo mismo. Superar aquellas escenas míticas, la originalidad y frescura y toda la carga emocional y nostálgica era imposible. Las nuevas entregas nos pillarán más abiertos a todo tipo de propuestas.


Finalmente y si con todo lo arriba explicado, aún resulta difícil ha alguien entender lo que tiene esta película, comparándolas con otras, que no siga intentándolo. Quizás vista hoy tan sólo parezca un producto curioso y quizás flojo en muchos momentos. Pero será porque el encanto está en la época que se rodó y en nuestra forma de mirarla, algo muy difícil de transmitir.



1 comentario:

  1. Hola! Me gustaría poder hablar contigo por mail si es posible sobre este artículo. Por favor, déjame tu correo o escríbeme a animee1@gmail.com

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar