viernes, 27 de enero de 2017

AVATAR

La verdad es que esta película fue toda una sorpresa, algo que no me esperaba, a pesar de la promoción y de que todos habíamos visto imágenes antes de ir al cine.
Avatar fue toda una apuesta de riesgo por parte de su director James Cameron, ya que optó por la tecnología 3D para su desarrollo, tecnología desaparecida hacía años de las salas de cine. Y que además nunca había llegado a tener mucha aceptación en sus versiones anteriores. Pero esta nueva tecnología 3D y Avatar iban a poner de moda este tipo de nuevo cine con gafas.

Desde que era muy joven que no salía de una sala de cine con una sonrisa en la boca. Y es que Avatar consiguió recuperar ese niño que vive en mi y consiguió que durante lo que dura el metraje no fuera capaz de apartar ni un segundo la mirada de la pantalla. Entusiasmado por la fotografía, los efectos y ese mundo llamado Pandora.


Creo que hay un antes y un después de Avatar, del mismo modo que hubo un antes y un después de La Guerra de las Galaxias o Terminator 2. Y continúa siendo de las pocas películas en 3D que funcionan bien en ese formato, ya que con el resto a penas se disfruta de llevar las gafas, más bien terminan por cansar. O quizás sea porque fue la primera.




Esta claro que algo pasó con este filme que hacía tiempo que no ocurría. Ya que se convirtió en un tiempo record en la película más taquillera de todos los tiempos. Pasando por delante de otra película del mismo director: Titanic. Lo que si ocurrió es lo que suele ocurrir con este tipo de cine, que sólo ganó 3 premios Oscar en su parte técnica (indudablemente debía ser así: fotografía, efectos visuales y dirección de arte), aunque también fue nominada como mejor película. Entre otros muchos premios de otro tipo (Globos de oro..etc).




James Cameron reconoció estar influenciado por los libros de ciencia ficción que leía de joven y en concreto con la saga de John Carter (que también se llevó a la gran pantalla y de la que ya hablamos aquí). En Avatar encontramos varios niveles argumentales o "mensajes" en los que se sustenta el guión. Desde la idea ecologista y las invasiones colonialistas, extrapolable a lo que ha vivido nuestro planeta desde que existe y lo que aún continua ocurriendo por intereses mercantiles y de dinero. Hay otras muchas películas que hablan de la destrucción de civilizaciones enteras y/o su biodiversidad por el interés de algunas potencias en sus recursos, pero ninguna como lo hace esta. Como se comenta en la película, "si algo les interesa lo cogen y se te opones se inventan alguna excusa para quitarte de en medio".




De este modo se vende un mensaje sencillo y que cualquiera sabe entender y extrapolar a nuestro mundo real y que, además, no es nuevo. Esta misma historia ya nos la contó Disney en Pocahontas(1995), película que a su vez esta basada en hechos reales. 
La destrucción del árbol madre continua siendo uno de los momentos cinematográficos más potentes y que ayuda a empatizar al espectador con la raza débil, con los Navi. Al mismo tiempo que el espectador puede sentirse incomodo al identificarse como humano, la especie invasora. Lo que no deja de ser interesante, pocas veces somos capaces de ver la perspectiva desde dos puntos tan opuestos y esta claro cual de los dos nos hace sentirnos mal...




Nos habla también del clásico héroe, encarnado en el personaje de Jake Sully. Quien consigue salvar el mundo de sus invasores contra todo pronostico y se convierte en una especie de nuevo mesías, capaz de confabular a las fuerzas de la naturaleza en contra del enemigo común. Con el héroe un sin fín de aventuras y riesgos. También la aceptación y respeto de todo lo que es nuevo y no entiende. Me gusta mucho la escena en la que Sully pega un manotazo a una de las semillas que se acerca a él, casi un acto reflejo y a la vez estúpido que muestra muy bien al personaje en ese momento de la historia y lo que es la naturaleza humana, para vergüenza de muchos. También se pueden encontrar referencias religiosas menos patentes. La conexión de los nativos con su entorno gracias al vínculo que les ayuda a conectar con su mundo y saber como siente y respira. Una metáfora más sobre el respeto hacía todo lo que nos rodea. Y como no, nos muestra la historia de amor entre especies (podría verse como metáfora interracial esta vez), entre Sully y Neytiri, una relación aparentemente abocada al fracaso, dadas las circunstancias. Pero que poco o nada se diferencia de la historia entre John Smith y Pocahontas.


Con todo ello se crea un relato con toques épicos a través del cual se pone en cuestión nuestra propia civilización y nuestra propia humanidad. Esa que parece que sólo puede ser buena y propiedad nuestra y que en realidad queda en evidencia aquí. Quizás desde el punto de vista de los Navi, "humanidad" no tenga ese significado tan especial y exclusivo que nosotros queremos darle. Ese "significado" con el que acostumbramos a definir nuestra naturaleza (solo el significado, no la palabra), defina mejor a esta nueva especie que a nosotros mismos. Aunque son ideas mucho más sutiles que no verá todo el público.



Resumen rápido:
Jake Sully es llamado por el ejercito para participar en el proyecto Avatar. El ejercito utiliza este proyecto para sondear y conocer la situación en el nuevo planeta, y valorar el comportamiento necesario para hacerse con el producto de interés en cuestión (en este caso un metal muy valioso).
A pesar de todo lo que puede aportar este nuevo mundo, el dinero mueve este despliegue tan sólo por el interés por este metal preciado e imposible de encontrar en la Tierra. 
Los científicos aparentemente al mando, tan sólo están ahí como herramientas del ejercito. Para contactar y conocer a la especie indígena y averiguar su punto débil. Entre ellos esta Sigourney Weaver que encarna a la doctora Grace. Sully apoyado por Grace conocerá a los Omaticaya y entre ellos a Neytiri, de la cual aprenderá los secretos del nuevo mundo. Poco a poco el soldado dejará de serlo y a medida que aprende, entenderá todo lo que esta en juego y todo el dolor que los humanos quieren provocar con su egoísmo. El soldado se convertirá en guerrero al lado del bando de los Omaticaya y liderará toda una revolución en contra de su propia especie.




Increíbles imágenes y geniales efectos especiales, como por ejemplo con la fauna alienígena. Me fascina todo lo referente al diseño del mundo nuevo y las especies que la habitan. En si mismo es todo tan atractivo e interesante que merece mención especial.
Las críticas fueron muy buenas e incluso elogiaron la película, algo poco habitual en este tipo de cine.

Seguramente Avatar sea más interesante por sus imágenes que por su guión, aunque esta claro que Cameron es capaz de absorber nuestra atención de un modo hipnótico y de hacer grandes sus historias por simples que puedan parecer, e incluso sin ser originales convertir el producto en nuevo y diferente.
Ahora a la espera de la segunda parte, la que tanto espero, como tanto temo. Y es que con una primera como esta, lo fácil es que decepcione y lo imposible es mejorar la primera. Faltará el factor sorpresa, ya no será algo nuevo. Pero confiemos en James Cameron otra vez, lo merece...



No hay comentarios:

Publicar un comentario