jueves, 18 de febrero de 2016

ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE

Otro de los clásicos cinematográficos más importantes de la historia es sin duda esta especial y genial visión del fenómeno ovni que Steven Spielberg estrenó en 1977. Una gran obra que esta muy lejos del vértigo y de la acción del cine actual. Pero que despide un romanticismo y un saber hacer que perfectamente queda reflejado precisamente en su lento desarrollo. La falta de espectacularidad no es un inconveniente, el cine antes se hacía de forma diferente y hoy en día nos han dado tanto que ya es imposible que nos sorprendan y que nos contenten. Antes esta película aportó originalidad y grandes efectos que en aquel momento fueron muy innovadores, como todo lo que hacía Spielberg. Para verla hay que cambiar de chip y no pensar que los clásicos de antes son grandes por lo mismo que ofrece el cine de hoy, nada que ver. El cine ha cambiado mucho y la forma de verlo aún más.


La película presenta tres enfoques diferentes del fenómeno. La madre que padece la abducción de su hijo, una persona que presencia un fenómeno ovni y la visión de un experto y entendido en estos fenómenos. Todos ellos se obsesionan con sus experiencias y la situación llegará a su momento cumbre con el encuentro real y la experiencia que ello significará para todos ellos.


Leí en algún lugar que Spielberg se basó en casos reales de contactos con ovnis que se habían registrado en Estados Unidos, para mostrar los momentos más famosos de la película. Como el avistamiento de ovnis en la carretera por diferentes testigos. Aunque nunca se pudieron demostrar que fuesen veraces al cien por cien, como siempre ocurre con estos temas. 




Tuvo gran éxito tanto de crítica como de público y marcó un antes y un después en este género. Ya que hasta la fecha las únicas películas que mostraban extraterrestres eran para destruir la Tierra. Por primera vez se trataba el tema de forma madura, seria y como si se tratase de una realidad, algo que hizo pensar a más de uno.



La película se re-estreno años después con un final extendido, que mostraba nuevas imágenes del interior de la nave y de los extraterrestres, en las escenas finales del filme. En total existen tres versiones, diferentes solo en sus escenas finales.

Desde bien joven Steven Spielberg tenía interés por estos temas y el guión de esta película lo fue escribiendo con los años, cambiando constantemente su idea original y transformándolo hasta llegar al resultado final. Fue un proceso lento y se necesitó tiempo y dinero para llevarlo a la gran pantalla. Pues requería de unos efectos visuales caros y difíciles de conseguir en aquellos años. El dinero llegó gracias a Tiburón (Jaws,1975), su primera película taquillera que le permitió asumir proyectos más exigentes.


La banda sonora se hizo tremendamente popular, hasta el punto que se grabaron versiones para discoteca de la clásica melodía de tonos con la que se produce la comunicación con los extraterrestres. Una simple y original composición que tenía mucho sentido de ser y estar. Porque resulta sensato comunicarse con alguien de otro planeta de este modo, entablando un idioma nuevo, ya que entenderse en inglés, por ejemplo (hubiese sido lo fácil) resulta poco creíble, simple y muy recurrido.


No en balde en el filme participaron varios entendidos en la materia que aconsejaron en todo momento a Spielberg para darle un carácter real y creíble a la película, en todos sus aspectos. Para ello había que hacer todo lo contrario de lo que se había hecho antes con estos temas.
François Truffaut interpreta a un personaje que emula a un experto en este tipo de temas que en la vida real se trataba de Jaques Vallée.


Cada personaje, con su experiencia personal, buscarán el encuentro con los seres del otro planeta. El hombre que tuvo su contacto se obsesionará con el tema y entenderá que recibe mensajes directos, dándole datos del punto y lugar del encuentro que se producirá con los extraterrestres. La madre se desplazará a ese mismo lugar para recuperar a su hijo y el experto, con el gobierno detrás, hará lo imposible por disfrutar ese momento. La película mostrará los encuentros que generan la psicosis y todo el proceso que necesitan los personajes hasta entender lo que ocurre e ir al encuentro con los extraterrestres.


Una gran película, una obra maestra que puede no ser del gusto del público actual. Muy acostumbrado a grandes derroches de acción y efectos y donde las historias pasan a segundo plano. Sin dejar de lado ese tipo de cine, también se puede disfrutar de este otro, donde las historias pasan a ser lo más importantes y donde no hay prisa ninguna. Piensen que esto en aquellos años, era cine comercial...


No hay comentarios:

Publicar un comentario